La guerra es la guerra

Una historia de política-ficción..¿o no?

Hoy me he levantado temprano; mi rutina diaria me obliga a madrugar. Mientras desayuno, enciendo la televisión para estar informado de la situación actual. Selecciono el canal 13Tv para conseguir información de primera mano de lo que me puedo encontrar en la calle, y a continuación, cruzo la puerta de salida y cierro tras de mi.Mis pasos son, necesariamente, silenciosos, no tengo ganas de encontrarme con algún vecino independentista; el peligro es manifiesto. Procuro moverme rápido, hasta llegar al portal de la escalera; al cruzarlo, dispondré de un poco mas de seguridad; esa seguridad que brinda el anonimato.

Lo he vuelto a conseguir, ya estoy en la calle y nadie me ha visto; no quiero recordar el incidente de la semana pasada, cuando me encontré con los vecinos del tercero y fui insultado y vilipendiado por mi amor a España; por sentirme español.

De momento la calle está despejada, puedo avanzar sin miedo. Esta es una de las ventajas de madrugar; hay poca gente en la calle y no es fácil que me encuentre con grupos de fanáticos de referéndum que me hagan preguntas incomodas, y ante cualquier error en las respuestas, pueda terminar todo en una pelea.

Todo va bien, he conseguido llegar a la parada del autobús, y aunque me he planteado muchas veces el dejar de emplear el transporte publico debido al constante riesgo de que alguien descubra mis preferencias, no me decido a hacerlo; de forma que, cuando al fin llega, me subo al autobús procurando mascullar algún “Bon dia”, para evitar que alguien pueda detectar algún defecto en mi catalán y se me eche encima con ardor catalanista.

Por fin, consigo alcanzar la tranquilidad de mi puesto de trabajo, hoy he salido bien librado, y eso que me he tenido que arriesgar con unos turistas de Salamanca que tenían problemas con la lista de precios que había en el autobús, y que solo aparecían en catalán y en chino, y se los he traducido, aunque discretamente y en voz baja entre las acusadoras miradas de los que me rodeaban.

Cada día que pasa; cada día que se aproxima mas la fatídica fecha del 1 de Octubre, la situación se hace mas dura; la fractura social mas grande, ya ha llegado el momento en que la gente se cruza en la calle dirigiéndose miradas entre acusadoras y desconfiadas, pensando que el otro puede ser el enemigo.

Hay miedo de mirar a los ojos a los demás por temor a descubrir que no piensan como tu, por temor a que ellos sepan que tu no eres como ellos, independentista.

Realmente, la vida en Cataluña es…..

Vamos, habéis podido creer, ni por un momento algo de este relato?…  de verdad?…

Ya he dicho muchas veces que no tengo claro las ventajas de la independencia, pero en cualquier caso, si que estoy a favor del referéndum, y molesta, aunque cada vez menos, que a dirigentes del PP catalán, (bueno, del PP , de Ciudadanos, del PSC,…) se les llene la boca hablando de “la fractura social” que hay en Cataluña, que mientan sobre la vida aquí, que hablen de que los inmigrantes que llegan de fuera de Cataluña son insultados (o casi)  que son arrinconados por culpa de la lengua…

Me gustaría que conocierais nuestra tierra; sin fanatismos, sin prejuicios, solo que pasearais por nuestras calles, que descubrierais por vosotros mismos que te puedes dirigir a cualquiera en castellano, y, esa persona, te contestará, en muchos casos, en castellano; y cuando no es así, si le indicas que no entiendas el catalán, en el 99,9% pasaran al castellano (ese o,1% que queda,esta repartido entre personas que por uno u otro motivo no saben castellano, y alguno que otro fanático abstruso catalanista…que de esos, desgraciadamente, alguno hay).

Me gustaría que conocierais la normalidad total que reina en nuestra comunidad, en donde nadie odia a nadie (mas de lo normal….santos no somos), en donde: entre la gente que piensa en la independencia y la gente que piensa en la unidad, no hay mas tensión, que la que puede haber entre los que votan a un partido y los que votan a otro. Creo que hay mas tensión (y nunca se me hubiera ocurrido llamarlo fractura social) entre los seguidores de club de fútbol Barcelona, y los del C.F. Español, o C.F. Real Madrid (y eso que se llama real).

Me gustaría que entendierais que, en Cataluña, lo que quiere una gran mayoría, una abrumadora mayoría (+ 80%), es un referéndum. Y también y para esos medios que tienen problemas de entendimiento, quieren…queremos un referéndum; un referéndum sin apellidos. Un referéndum es un referéndum, un referéndum no es independentista, un referéndum es algo tan simple como preguntar al pueblo…

Puedo entender que los políticos estén en contra, supongo que molesta que tus súbditos, que tus subordinados se les ocurra pensar por su cuenta,  que los que pagan sus sueldos quieran dejar de hacerlos, o, incluso, que quieran que se les escuche…¿A donde vamos a llegar? Si al final vamos a creer que les importa lo que pensemos o sintamos

Me cuesta mas entender que vosotros; todos vosotros, no os interese saber que es lo que pensamos los catalanes.

Realmente, no se si emocionarme por todo lo que nos queréis, que no podéis ni imaginaros lo que seria  de vuestra vida sin nosotros, o desesperarme por lo poco que os importamos que ni siquiera queréis saber lo que opinamos

¿que hago?

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: